54 familias de Viotá se sumaron a ‘una aventura' de regulación emocional con Pisotón
Publicado en: 2022-08-02

Ana Rita Russo, directora del programa Pisotón junto a funcionarias de la Alcaldía de Viotá.

Un total de 54 familias del municipio de Viotá, Cundinamarca finalizaron con éxito el 23 de julio el programa “Aventurémonos en Familia, una aventura de reconocimiento, regulación y recuperación emocional en familia”, desarrollado por Uninorte a través de Pisotón, en alianza con la Fundación Santo Domingo, la Consejería Presidencial para la Niñez y Adolescencia, la Gobernación de Cundinamarca y la Alcaldía de Viotá.  

Durante 4 meses, estas familias participaron de este proceso de acompañamiento familiar y de regulación emocional, a través del trabajo de la psicóloga in situ, Sonia Hurtado. Con ella, abordaron temáticas como el manejo de las emociones, cómo fortalecer el vínculo afectivo al interior de sus hogares, reconocer el valor de la autoestima, así como reflexionar sobre las dinámicas familiares, la capacidad de resiliencia, la prevención del maltrato y el abuso, entre otras temáticas de gran relevancia trabajadas a lo largo del proceso. 

“Con mi familia vivimos en encuentros muy emotivos y gratificantes, ya que con la dirección de la psicóloga Sonia logramos expresar nuestros sentimientos y entenderlos, haciendo incluso promesas de mamás a hijos y viceversa, que todos guardamos en nuestro corazón y recordamos en mi casa.  Aprendimos muchísimo, nos ayudó a entendernos mejor y a ser más pacientes con nosotros mismos. Quedo eternamente agradecida con programas como este, esperando que ojalá se repitan”, señaló Camila Fetecua, madre de familia beneficiaria del programa.  

A través de las diversas actividades, los participantes lograron comprender que existen alternativas y diferentes herramientas que pueden implementar en la educación y crianza de sus hijos e hijas, y, asimismo, lograron construir nuevas maneras de manejar los conflictos al interior de los hogares, mediante una comunicación más asertiva, una escucha activa, la comprensión, la validación y la gestión adecuada de emociones.  

           
                         Beneficiarios del programa al momento de la graduación. 

“Acompañar a estas más de 50 familias en Viotá fue una experiencia maravillosa. En ellos encontramos una necesidad muy alta, y era la de resignificar todo ese pasado de violencia y que esto no se transmitiera en los métodos de crianza. A través de este programa lo que hicimos fue revisar ese pasado y darle un nuevo significado. Uno de amor y de resiliencia, que es lo que tanto se necesita. Quisimos acompañarlos en lograr este gran legado para sus hijos, que es el desarrollo de las familias y del ser humano, aportando nuestro granito de arena. Estamos orgullosos porque ellos respondieron satisfactoriamente a lo que pedía el programa y lograron cambios que son de admirar”, señaló Ana Rita Russo, directora del programa Pisotón.

Las familias beneficiadas resaltaron el valor que tiene disponer de procesos de apoyo y acompañamiento familiar como el de Aventurémonos en familia, indicando que existe una escasa oferta de programas de esta clase en el territorio. “Para mí y mi familia, este programa de Aventurémonos fue muy interesante, porque aprendimos a relacionarnos más entre nosotros como familia. El contar con este este programa en el que podemos comentar nuestros problemas y dificultades, donde nos escuchan, nos explican cómo debemos mejorar como padres y nos ayuda a conectar más con nuestros hijos, es algo verdaderamente maravilloso. Agradezco a Pisotón y a todos los involucrados por esta maravillosa iniciativa”, señaló Isabel Triana, madre participante.  

Uno de los logros más significativos fue el de fortalecer los vínculos familiares mediante expresiones y demostraciones afectivas, ya que, a inicios del programa, se había encontrado que los habitantes de Viotá inhibían sus muestras de afecto. “El hablar de emociones fue novedoso para las familias, pero también fundamental dentro del proceso, pues lograron reconocer que muchos altercados se debían a que, en ocasiones, no se manejaban adecuadamente las emociones, causando mayores conflictos, malestares y heridas al interior del hogar, pero se logró mejorar esta situación”, añadió Russo. 

Otros logros importantes de las familias beneficiadas del programa fueron aprender a manejar emociones como el miedo y la rabia, aprender cuáles son los tipos de abuso y cómo identificarlos, así como también la apropiación de valores fundamentales como la autoestima y la resiliencia.  

En lo corrido de 2022, más de 400 familias se han visto beneficiadas por este programa en distintos departamentos de nuestro país como Atlántico, Bolívar, Chocó y Cundinamarca; y quienes hoy dan cuenta de las transformaciones que vivieron desde el reconocimiento, regulación y resignificación de sus vivencias. Si desea conocer más acerca del programa pisotón, puede hacerlo haciendo clic aquí.  

Por Saúl Granados Ruiz.  

       Más noticias